BIENVENIDO, VECINO: LA OFRENDA CONTRA EL HAMBRE SUPLE NECESIDADES Y FOMENTA COMUNIDAD ENTRE LOS REF


Por Jaclyn Bonner

“Es la primera vez que he escuchado a los niños reír”, dijo el gerente del complejo de los apartamentos. A pesar de que tanto las familias de refugiados de África como los inmigrantes del sur de Centroamérica son recién llegados al área de Houston, su vecindario carece de sentido de comunidad y orgullo. 

En una semana, el Proyecto Refugiados de Houston, con la ayuda de voluntarios de la Iglesia Bautista Meadow Oaks en Temple, revitalizó la comunidad fragmentada de refugiados con un campamento para niños. Cincuenta niños y adolescentes de 2 a 18 años de edad de diversas etnicidades rieron, jugaron y se divirtieron juntos.

Esto unió a sus familias por primera vez, creó un sentido de comunidad y empoderamiento para que los residentes y sus hijos prosperen, dijeron los misioneros del Compañerismo Bautista Cooperativo, Butch y Nell Green. Algunas de esas familias son parte de las 50 familias de refugiados que los Green sirven en Houston. El Proyecto Refugiados de Houston es la primera organización que ministra en este complejo de apartamentos deteriorados, indicó la administración de los apartamentos. Es a menudo la primera vez que los refugiados escuchan de Cristo.

La Ofrenda contra el Hambre de los Bautistas de Texas

ayuda a proveer alimentos para hacer canastas de bienvenida que los Green y las iglesias obsequian a las familias de refugiados. Las donaciones a la Ofrenda contra el Hambre son usadas para comprar alimentos esenciales como arroz y frijoles, así como fruta y verduras frescas. Las canastas también incluyen tarjetas para comprar comida y permitirles así a las familias comprar otras cosas que podrían necesitar.

Además de suplir una necesidad, las canastas de bienvenida son un medio para iniciar una amistad. El construir relaciones ofrece la oportunidad de ayudar a los refugiados a navegar en una nueva cultura, idioma y campo laboral.

El Proyecto Refugiados en Houston también se enfoca en ayudar a las iglesias locales a alcanzar a la comunidad musulmana. El campamento para niños, con duración de una semana, ha creado la oportunidad de un alcance comunitario continuo en una de muchas comunidades de refugiados.

“Hay muchas oportunidades de ser la presencia de Cristo en este lugar”, dijeron los Green. Las clases de inglés como segundo idioma, la tutoría para niños y los clubes de estudio bíblico son otros ejemplos de cómo este ministerio comparte a Jesucristo al suplir para necesidades prácticas.

La Ofrenda contra el Hambre colabora con ministerios como este para aliviar el hambre y crear sendas estratégicas a fin de que las familias salgan de la pobreza. El siguiente 5o Domingo de la Ofrenda conra el Hambrees el 30 de julio. Dé su contribución en línea en cualquier momento, aquí.