Conferencia Miqueas 6:8 EXPERIENCIAS PERSONALES DEL CAMINO DE JEN HATMAKER HACIA LA JUSTICIA


SAN ANTONIO -- La autora y figura de televisión Jen Hatmaker describe su camino personal que la llevó a convertirse en una activista por la justicia –comenzando el día en que su esposo y  ella dejaron sus botas en el altar de una iglesia como regalo para indigentes y se fueron a su carro descalzos en una fría mañana de Pascua.

Como oradora principal de la Conferencia Miqueas 6:8 en la Iglesia Bautista Trinity en San Antonio, patrocinada por la Comisión de Vida Cristiana de los Bautistas de Texas, Hatmaker  habló de su experiencia en el activismo para suplir las necesidades de otros, por el ministerio de los desamparados en su propia comunidad, y la adopción de dos niños de Etiopía.

“Pensé que el vivir una vida dedicada a una misión con Dios, amando a la gente que él creó con tanto amor y que está pasando por problemas, iba a ser una tarea increíblemente  pesada, y a veces lo es, mas se ha convertido en un gozo tremendo”, dijo Hatemaker, autora de For the Love: Fighting for Grace in a World of Impossible Standards  (Por amor: Luchando por la gracia en un mundo de estándares imposibles, en español).

“Es nuestro deber caminar fielmente siguiendo a Jesús en obediencia y llevar las buenas nuevas a este mundo quebrantado y lleno de dolor. Si el tema de la justicia es nuevo para usted, cuando usted comience a  cruzar lugares de injusticia, haciendo un compromiso de trabajar junto con Dios para enderezar las cosas—para hacer que las cosas sean justas y correctas y para devolverle la dignidad a aquellos que la han  perdido—es posible que Jesús lo lleve hacia personas que usted nunca había considerado ir”. Hatmaker le aconseja a los activistas que vean el ministerio de la justicia como un maratón, y no como una carrera corta.  Muchas veces las personas que se apasionan sobre temas de justicia pueden sentirse agobiadas por fatiga o agotamiento debido a la compasión, señaló la conferencista.

“De todos las personas que trabajan en organizaciones sin fines de lucro en los Estados Unidos, aproximadamente el 80 por ciento de ellos han trabajado en ellas solo cinco años o menos”, dijo. “Hay una cultura  que rodea al activismo que no es saludable. Los que trabajan por la justicia tienen un conflicto interno sobre el cuidado de sí mismos”.

En lugar de llegar al agotamiento, Hatmaker anima a los cristianos a buscar una renovación espiritual diaria en Dios, como el maná del cielo que sostiene a los hijos de Dios un día a la vez.  “Debemos recogerlo cada día”. Es parte del ritmo del evangelio”, dijo. “Necesitamos el alimento diario y fresco de Dios en nuestro diario vivir”. 

Su esposo, Brandon, pastor de la iglesia Austin New Church, describe el proceso de ser aprendices de nuevo, buscar la sabiduría de Dios en cuanto a cómo proceder y extender gracia a otros. “Lo que estamos  aprendiendo más y más, una y otra vez, es que debemos movernos hacia delante juntos”, señaló. “No hemos sido llamado a buscar justicia como individuos. No estamos solos y no debemos hacerlo solos”.

Como activistas en los últimos diez años, los Hatmakers han tenido muchas oportunidades de ministrar a personas en necesidad. La pareja habló de su trabajo en desarrollo comunitario en una villa en Etiopía  donde su hijo nació. Los dos niños que adoptaron eran huérfanos y los Hatmakers decidieron encausar su esfuerzo y energía al desarrollo que evite que haya más huérfanos en la región. 

"Desde entonces hemos apostado todo al desarrollo, pues nos encantaría prevenir que haya, en primer lugar, huérfanos, apuntó.  “Queremos darles cimientos económica y físicamente sólidos. …El preguntarnos por qué hay gente hambrienta o pobre es mucho más complicado de resolver. Debemos volver a esas raíces y sistemas y usar  los esfuerzos que tenemos”.

Aproximadamente 400 personas participaron en la Conferencia Miqueas 6:8, la cual incluyó sesiones sobre temas al respecto del tráfico humano, la unidad racial, la inmigración, la salud mental y la  transformación de la comunidad. “Organizamos la Conferencia Miqueas 6:8 porque queremos ser una generación que sirve al Señor amando a nuestro prójimo y a nuestras comunidades”, dijo Kathryn Freeman,  Directora de Política Pública de la Comisión de Vida Cristiana.

“Espero que los participantes hayan salido motivados y refrescados, para que así puedan ir a sus comunidades y vivan el mandato de Miqueas 6:8: hacer justicia, amar la misericordia y caminar  humildemente con Dios”.

Traducido por Elsa Romero, Baptist University of the Américas.

Related articles: Una Respuesta Christiana a la Reincorporación / Now What? What to do the Day After A Life-Changing Experience