CUATRO SENCILLAS MANERAS DE CELEBRAR SIGNIFICATIVAMENTE EL ADVIENTO


El Adviento ha llegado. Las velas arden en los servicios dominicales, las luces del árbol de Navidad destellan, y hasta una brisa fresca se deja sentir en mi rincón de Texas.

El Adviento es la temporada que apartamos para recordar y esperar con ansia a nuestro Rey que penetra el mundo del sufrimiento humano. La temporada es un vivo ejemplo del gozo y la espera que sentimos al celebrar el nacimiento de nuestro Salvador.

Y sin embargo, el entusiasmo del Adviento parece estar en marcado contraste con el sufrimiento y la oscuridad que caracterizan a nuestra presente sociedad.

Todo lo que existe en nuestra cultura parece exhalar un aire de fatiga y desgaste. Las noticias continúan relatando historias de dolor y conflicto, tales como el acoso sexual, las balaceras y la incertidumbre de los soñadores que han recibido DACA y de los refugiados.

Por un lado nos entristece el dolor del mundo, pero del mismo modo nos regocijamos por la esperanza que el Señor nos da.

Es durante estas semanas que preceden a la Navidad que los cristianos tenemos la oportunidad de comprender la magnitud de quien nuestro Rey es, y adorarlo con todo nuestro corazón. Él es el Dios que se hizo hombre y experimentó sufrimiento a fin de darnos libertad. Jesús es el constructor de puentes por antonomasia entre Dios y la humanidad.

Por lo tanto, al celebrar su venida, tenemos la oportunidad de participar y actuar conforme a su imagen. Podemos mimetizar sus acciones al amar a otros, al entrar a sus historias y al construir puentes con la gente que sufre. Esta es una maravillosa manera de apuntar nuestros corazones hacia la alabanza de Dios.

He aquí unas cuantas y sencillas maneras en que podemos construir puentes en este Adviento:

  1. Escriba una carta

Todos necesitan de vez en cuando una palabra de aliento. Pídale a Dios que le traiga a alguien a la mente. Puede ser un pastor, un representante del Congreso, un líder de una agencia, un amigo, etc. Escriba con toda intención una carta en la que le haga saber que usted está al pendiente.

  1. Dé a alguien que vive en los márgenes de la sociedad

Mientras se prepara para dar regalos a aquellos seres a quienes ama, recuerde también a sus vecinos que están experimentando dificultades. La Ofrenda contra el Hambre de los Bautistas de Texas es una excelente opción para proporcionar comida y alivio a la población al nivel de pobreza en Texas y alrededor del mundo.

  1. Ore por una persona o por un grupo específico

Puede resultar abrumador saber por quién y por qué orar, especialmente cuando hay tantas dificultades a nuestro alrededor. En esta temporada de Adviento, elija a una persona o a un grupo social específico y ore por ellos todos los diás. Al leer la historia del nacimiento de Jesús, recuerde que Él vino porque los ama.

4. Descanse

¡Los días de Navidad son una temporada de mucha actividad! Los calendarios se llenan rápido con fiestas y planes de viaje. Al elaborar su horario para estas siguientes semanas, considere hacer un espacio de tiempo específicamente para descansar. Tome una siesta o haga una caminata breve. Lea un libro o tómese una taza de café junto a la chimenea. Es más fácil disponer el corazón a la alabanza y permitir que la magnitud de esta época resuene en nuestros corazones si le permitimos a nuestro cuerpo descansar.

Le pido a Dios que nuestros corazones sean despertados por la bondad de Jesús y la esperanza tangible de restauración que Él nos trae. Que nuestros corazones hallen cobijo en Él y sean animados por medio de su llamado a amar a otros como nos amamos a nosotros mismos.

El mundo espera gozoso su venida,

ya llega el día de paz y de amor.

Oh, Cristo amado, te doy mi corazón

Oh, escuchad a los ángeles cantando
Oh, noche divina,
noche cuando Jesús nació

Oh, noche divina