CUIDAR A TODOS LOS NIÑOS DE DIOS: EL PROGRAMA DE CUIDADO DE SALUD PARA NIÑOS REQUIERE


Por Caleb Seibert

El 30 de septiembre, el Congreso permitió que el financiamiento para el Programa de Seguro de Salud para Niños (CHIP, por sus siglas en inglés) expirara en todos los Estados Unidos. CHIP provee cobertura a niños y familias que no reúnen los requisitos para obtener Medicaid debido a sus ingresos, pero no ganan suficiente para pagar un seguro de salud. Muchos legisladores en Washington le han asegurado al público que el programa será financiado de nuevo pronto, pero los desacuerdos en el Congreso amenazan con prolongar el asunto.

El subsecuente periodo de espera e inseguridad del programa tienen implicaciones para Texas y las miles de mujeres y niños que dependen del financiamiento del cuidado de salud CHIP.Una de las prioridades de política pública al respecto de la vida humana de la Comisión, determinada por los comisionados de esta, es la de apoyar los esfuerzos por expandir el acceso a cuidado de salud para todos los tejanos. La renovación de la autorización de CHIP es un tema urgente y esencial para muchos niños de Texas.

CHIP fue creado mediante un estatuto federal en 1997 y adoptado en Texas dos años después. Los servicios de CHIP se describen en la página web de Texas Health and Human Services. Incluyen muchas de las necesidades de cuidado de salud básico que afectan a los niños y a las mujeres embarazadas, entre las cuales se encuentran las siguientes: exámenes regulares, citas dentales, prescripciones de medicamentos, acceso a especialistas, tratamiento de condiciones preexistentes y otros problemas.

Además de cobertura de salud básica, CHIP permite que las mujeres soliciten cobertura de cuidado perinatal. Los ingresos de la familia deben ser  201 por ciento por debajo del nivel de pobreza federal a fin de ser elegibles para el financiamiento de CHIP en Texas. Las familias que participan en CHIP pagan un máximo de $50 dólares por la inscripción al programa por niño, pero muchas de las familias de muy bajos recursos no pagan cuota de inscripción.

La huella que ha dejado CHIP en Texas es significativa. Un estudio reciente de la Cover Texas Now reporta que cerca de 394,000 niños están directamente cubiertos por el programa y otros 249,000 tienen gastos médicos que están subsidiados a través de una cantidad de contraparte proporcionada por CHIP. Además, aproximadamente 36,000 mujeres reciben cuidado prenatal y exámenes después del alumbramiento a través de CHIP.

El financiamiento para CHIP proviene principalmente del gobierno federal. Cada estado paga una porción. Si el Congreso continúa demorando el proceso de renovación, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Texas estima que los fondos de reserva del Estado para apoyar el programa se acabarán en febrero del 2018. Debido al aumento en los recursos del gobierno por causa del huracán Harvey, hay temor de que el financiamiento para CHIP en Texas pueda terminarse.

Tanto la Casa de Representantes como el Senado de los Estados Unidos aprobaron proyectos de ley separados este año a fin de renovar CHIP, pero el desacuerdo sobre las fuentes de financiamiento llevó a un estancamiento que aún no se ha resuelto. Los simpatizantes bipartidistas de CHIP han instado al Congreso a actuar con celeridad.

El factor del tiempo en este proceso lo vuelve urgente. El presupuesto bianual de Texas ha provisto para la cobertura de CHIP hasta el 2019, si se toman en cuenta los millones de dólares en obsequios federales de contraparte. Si esos fondos son retenidos, el programa será incapaz de autosostenerse en unos cuantos meses, lo que dejaría a miles de familias y niños en una posición desesperada y sin muchas opciones de alivio. El Congreso debe tomar acciones a la mayor brevedad posible a fin de asegurar que las familias necesitadas en Texas y alrededor del país tengan lo necesario a fin de prosperar.

Quien cierra sus oídos al clamor del pobre llorará también sin que nadie le responda (Proverbios 21:13).

La religión pura y sin mancha delante de Dios nuestro Padre es esta: atender a los huérfanos y a las viudas en sus aflicciones, y conservarse limpio de la corrupción del mundo (Santiago 1:27, NVI).

Contacte a congresistas y senadores para pedirles que den prioridad al financiamiento de CHIP.

Mi nombre es _____________. Llamo para pedirle al congresista o senador ____________ que dé prioridad al financiamiento del Programa de Seguro de Salud para Niños. Casi 1 millón de familias trabajadoras de bajos recursos dependen de CHIP para seguro de salud que cubra sus medicamentos y enfermedades infantiles crónicas como diabetes y asma. Espero contar con su apoyo.

Para encontrar a su representante, oprima aquí. Caleb Seinbert es pasante estudiantil de política pública de la Comisión de Vida Cristiana de los Bautistas de Texas. Caleb es estudiante de la Escuela de Política Pública de LBJ en la University of Texas en Austin.