EL ACOSO SEXUAL DEBE SER COMBATIDO A NIVEL PRÁCTICO


Vamos a hacernos prácticos al respecto del acoso sexual. Esto no concierne solo a la gente famosa y a las noticias que genera; tiene que ver con gente común y corriente también. La campaña #MeToo ilustra la ubicuidad del asalto sexual, y el acoso sexual es su pariente inmediato.

En primer lugar, hablemos de nuestros lugares de trabajo. La Comisión para la Igualdad de Oportunidades de Empleo (Equal Employment Opportunity Commission) de los Estados Unidos ha dicho lo siguiente al respecto del acoso sexual:

Es contrario a la ley acosar a una persona (sea esta solicitante o empleado) por causa de su sexo. El acoso puede incluir “acoso sexual” o avances sexuales indeseables, peticiones de favores sexuales o cualquier forma de acoso verbal o físico de naturaleza sexual.

El acoso no tiene que ser, sin embargo, de naturaleza sexual, y puede incluir comentarios ofensivos sobre el sexo de una persona. Por ejemplo, es ilegal acosar a una mujer al hacer comentarios ofensivos sobre las mujeres en general.

Tanto la víctima como el acosador pueden ser hombres o mujeres, y tanto la víctima como el acosador pueden ser personas del mismo sexo.

Si bien la ley no prohibe las simples bromas, los comentarios insolentes o los incidentes aislados  que no son serios, el acoso es ilegal cuando resulta tan frecuente o severo que crea un ambiente hostil u ofensivo, o cuando resulta en una decisión de emplreo adversa (tal y como el despido o la degradación laboral de una persona).

El acosador puede ser el supervisor de la víctima, un supervisor en otra área, un colega o alguien que no es empleado del patrón, tal y como por ejemplo un cliente.

Es importante que comprendamos cabalmente lo dicho en los párrafos anteriores. No soy abogado y no voy a meterme en detalles legales. Simplemente quiero que nos demos por enterados de estas descripciones. No se trata solo de seguir o desobedecer la ley; los cristianos deben darle importancia al comportamiento apropiado y respetuoso.

Grupo Barna le pidió a “los norteamericanos adultos que identificaran actos específicos que para ellos constituían acoso. Las respuestas difirieron en base al género, pero la mayoría de los encuestados dijeron que el acoso sexual es comúnmente el ser tocado o manoseado (mujeres: 96%, hombres: 86%), o ser forzado a un acto sexual (mujeres: 91%, hombres: 83%).

La siguiente tabla del Grupo Barna nos deja ver con mayor facilidad lo que los norteamericanos piensan sobre estos comportamientos:


DEFINICIONES DE ACOSO SEXUAL

Barna

¿QUÉ CONSIDERA USTED QUE ES EL ACOSO SEXUAL? *Seleccione todas las que se apliquen (% entre todos los adultos)

MUJERES HOMBRES

MANOSEO O TOCAMIENTO

96%

86%

SER FORZADO A HACER ALGO SEXUAL

91%

83%

ALGUIEN QUE SE TOCA A SÍ MISMO INTENCIONALMENTE/MASTURBARSE

89%

76%

ALGUIEN QUE PRACTICA EL EXHIBICIONISMO

89%

76%

HACER COMENTARIOS SEXUALES SOBRE LA APARIENCIA/CUERPO

86%

70%

COMPARTIR FOTOS ÍNTIMAS O VIDEOS DE ALGUIEN SIN SU PERMISO

85%

71%

MOSTRAR FOTOGRAFÍAS SENSUALES QUE USTED NO QUIERE VER

84%

70%

CORREOS ELECTRÓNICOS O MENSAJES SEXUALES EXPLÍCITOS

83%

69%

PELLIZCOS O PINCHAZOS

77%

68%

APRETARSE CONTRA USTED EN UN TRANSPORTE PÚBLICO

70%

52%

BLOQUEAR EL CAMINO DE OTRA PERSONA

63%

49%

PEDIRLE A ALGUIEN UNA CITA CON PERSISTENCIA DESPUÉS DE HABERLE DICHO QUE NO

58%

47%

HACER EL SONIDO O IMITAR UN BESO

55%

41%

SEGUIR A ALGUIEN

52%

38%

HACER BROMAS SOBRE SEXO

46%

32%

BURLARSE O REÍRSE DE UNA MANERA IRRESPETUOSA

32%

22%

SILBAR

29%

23%

MIRAR FIJAMENTE

19%

18%

GUIÑAR EL OJO

16%

12%

COQUETEO POCO SERIO

12%

12%

n=1,019 | Octubre 19-25, 2017

Esto es un reflejo de las opiniones actuales en el país al respecto de una variedad de comportamientos; no es un reflejo de cómo la gente, especialmente los cristianos, deben comportarse.

Si usted es casado(a), no debería hacer ni una sola de las cosas que se han mencionado más arriba con nadie, en ningún lugar ni en momento alguno que no sea con su esposo(a). Y no debe forzar a su esposa o incomodarla mediante comportamientos intimidatorios. El tema actual, sin embargo, no tiene que ver con los comportamientos intramatrimoniales; se trata de cómo nos comportamos en relación con otros en contextos sociales).

Si usted es soltero(a), se halla en diferente situación al respecto de algunos de los comportamientos mencionados al final de la lista. La clave está, pienso yo, en no hacer sentir a otra persona incómoda, o acosada. Tenga también en cuenta a sus colegas en el trabajo; es importante que no los haga sentir incómodos. Eso en verdad no cuenta como acoso sexual, pero sí es una mala capacidad de interactuar socialmente. La mayor parte de la gente entiende que el sexo forzado, el manoseo, el exponer las partes genitales del cuerpo, los masajes sexuales e incluso el pellizcar son comportamientos incorrectos y no deben ocurrir, si bien es ahora que comprendemos con mayor cabalidad que son muy comunes. Me encorazona ver que generan una condenación generalizada. Tendríamos un problema cultural más serio si estos comportamientos no fueran condenados por la sociedad.

Utilicé la lista para añadir algunos comportamientos concretos a la discusión del tema. Una de mis colegas dice que el acoso sexual, especialmente en la iglesia, es “comúnmente más sutil que el manoseo; es una manera de tocar a los demás que resulta inapropiada e indeseada”. Dice que esto incluye los abrazos, el decir chistes sobre las habilidades o competencias de un sexo en particular, y hacer comentarios sobre el vestido y la apariencia. Además, es importante que los líderes de la iglesia no desdeñen las quejas que sean expresadas al respecto.

El abrazar a otros es un comportamiento que puede sernos útil para la discusión porque está en la línea límite entre la conducta apropiada y la que no lo es. Me parece que los cristianos estamos dividos al respecto de los abrazos. En lo personal, a mí me gusta abrazar a la gente que conozco bien, sean hombres o mujeres, y trato de ser sensible a quienes no les gusta que los abracen. Por lo general, nos dan señales clara de ello si es que ponemos atención: lo hacen al darnos la mano. Si su mano se extiende derecho y firme al nivel de la cintura, eso quiere decir que prefieren un apretón de manos a un abrazo. Si su brazo se extiende hacia nuestro hombro, quiere decir que prefieren un abrazo. En el primer caso, no me gustaría hacer sentir a incómoda a esa persona, así es que un apretón de manos es suficiente. En el segundo caso, yo jamás abrazo a alguien del mismo modo que abrazo a mi esposa. Cuando tenga duda de cómo abrazar a alguien, mejor absténgase. El cristiano jamás hace sentir a una persona acosada, sea de forma intencional o no.

Muchos acosadores, sin embargo, lo hacen de forma intencional, y comúnmente crean un reguero de víctimas a lo largo de su vida. Esto es simple y sencillamente incorrecto, y estos pecadores deben enfrentar las consecuencias de su pecado. La gracia divina siempre está disponible al pecador que confiesa su transgression, pero lo primero es lo primero: Esto es inmoralidad sexual y debe ser condenada.

Huid de la fornicación. Cualquier otro pecado que el hombre cometa, está fuera del cuerpo; mas el que fornica, contra su propio cuerpo peca. ¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios. (1 Corintios 6:18-21, RV).

Related articles: More than meets the eye / Sexual harassment needs to be widely addressed at the practical level / How taking a retreat with your spouse can strengthen your marriage and ministry