Entrenar iglesias eternamente enfocadas en ministerios a la comunidad


La Primera Iglesia Bautista de Valley Mills se encuentra en la cima de un monte en una comunidad de alrededor de 1,200 residentes. A pesar de que la iglesia ha participado continuamente en ministerios a la comunidad desde sus comienzos, el Pastor John Wheatley estaba interesado en encontrar maneras nuevas para servir. Él se comunicó con la Escuela de Trabajo Social de la Universidad de Baylor y pronto le conectaron con Travis Engel, un trabajador social quien comenzó a servir en la iglesia en el otoño del 2016.

Una de las primeras tareas de Engel fue hacer una evaluación de la comunidad al desarrollar un mapa de la comunidad con la ayuda de un equipo de evaluación compuesto por personas de la iglesia y la comunidad. Equipado con recursos de sus cursos en trabajo social, Engel dirigió a su equipo, compuesto de miembros de la iglesia y la comunidad, en un proceso para evaluar la comunidad. Ellos sondearon la comunidad para ver dónde ya habían recursos, tales como programas del gobierno, asociaciones locales, instituciones educacionales, congregaciones, organizaciones sin fines de lucro, negocios (locales y corporativos), parques, y facilidades de recreación.

Wheatley estuvo tan complacido con los resultados del equipo de evaluación que decidió convertir al equipo en un comité de visión en la iglesia para ayudar a planificar obra misionera futura de la congregación.

A lo largo de su evaluación, el equipo identificó una población de familias hispanas que vivía detrás de una arboleda en una comunidad con frecuencia ignorada. Después de visitar a algunos de los residentes, descubrieron que muchos no hablaban inglés y expresaron deseo de tomar clases de inglés como segundo idioma (ESL), las cuales no eran ofrecidas en ningún lugar del pueblo. La comunidad tampoco tenía un servicio de adoración en español. Las personas viajaban hasta 20 millas para asistir a un servicio de adoración en español.

Siguiendo el informe del equipo y el liderato de los miembros de la comunidad, la iglesia se sintió dirigida a comenzar un programa de inglés como segundo idioma los domingos en la noche, con la ayuda de voluntarios en las iglesias metodista y de vaqueros del área. En noviembre las clases tenían 30 estudiantes, 11 niños, 7 infantes, y 15 voluntarios sirviendo en diferentes roles.

“Fue maravilloso ver florecer y crecer a los miembros del equipo mientras llegaban a confiar en sí mismos y en sus habilidades”, dijo Engel.

El Dr. Gaynor Yancey, profesor de la Escuela Garland de Trabajo Social y director del Centro para el Impacto de la Iglesia y la Comunidad (Center for Church and Community Impact (C3I)) ve conexiones como ésta como un precioso cuadro del ministerio a la comunidad y una iglesia enfocada en la eternidad. Trabajando con el Centro para Impacto de la Iglesia y la Comunidad (C3I) y la Comisión de la Vida Cristiana de los Bautistas de Texas, Yancey anticipa la colaboración futura con iglesias Bautistas de Texas para fortalecer congregaciones según participan activamente en sus comunidades.

Las conexiones con las iglesias son facilitadas por Ali Corona, especialista de hambre y cuido de la Comisión de la Vida Cristiana (CLC), quien es trabajadora social licenciada, con un título de Maestría en Trabajo Social de la universidad y un corazón por el trabajo social congregacional.

“Tenemos muchas metas similares—como equipar a la iglesia a vivir en misión afuera de sus cuatro paredes y vivir el Evangelio de una manera efectiva—por lo que trabajar juntos era la combinación perfecta”, dijo Corona.

Reconociendo que no hay solamente un enfoque para suplir las necesidades de la comunidad, la C3I asistirá a las iglesias a participar integralmente en sus comunidades locales haciendo investigaciones, cultivando líderes, y consultando congregaciones.  

La Primera Iglesia Bautista de Covington recientemente invitó a Yancey, Corona y a cinco estudiantes de trabajo social para llevar a cabo un diálogo y evaluación de la iglesia con los líderes de la iglesia. A través de un enfoque inquisitivo, Yancey y Corona ayudaron a los líderes de la iglesia a descubrir lo que Dios ya había hecho en y por medio de su congregación.  

“Miramos a través del lente de cómo Dios estaba obrando, cómo se había movido y cuáles eran los pasos siguientes”, dijo Corona. Al final de la mañana, el Pastor Eric Black y los líderes clave estaban equipados para iniciar los próximos pasos para un ministerio futuro.

C3I, anteriormente conocido como el Centro para Ministerios de Familia y Comunidad, fue fundado en el 1997 por la Dra. Diana Garland por medio de una subvención de $225,000 de la Convención Bautista General de Texas. A través del Centro, Garland realizó investigaciones alrededor de ministerios a la familia, ayudando a cuantificar el impacto del trabajo con familias dentro del contexto congregacional para educar, entrenar, y equipar a las familias para servir afuera de la iglesia.

En el 2002, el Centro recibió una subvención de $2.1 millones para estudiar congregaciones y determinar lo que estaban haciendo para ministrar las necesidades de la comunidad por todo el país. La facultad y estudiantes de la Universidad de Baylor, la Universidad de Virginia Commonwhealth, la Universidad de Pittsburgh, y la Universidad del Sur de California llevaron a cabo estudios cualitativos y cuantitativos. Como resultado de la investigación, se desarrolló un currículo para entrenar congregaciones en alcance misionero y ministerios enfocados hacia afuera. Además, muchos de los estudiantes incluidos en el desarrollo de liderazgo durante ese período de tres años ahora son pastores, directores de desarrollo, misioneros, y sirven en el personal ministerial de iglesias.

“Las personas han sido llamadas por Dios para hacer algo. Muchas de ellas no tienen idea de cómo hacer lo que han sido llamados a hacer. Nuestra tarea es desarrollar currículo, compartirlo, y entrenar a las personas a ser efectivas en el servicio que Dios les ha llamado a hacer”, dijo Yancey.

“Estamos emocionados acerca de fortalecer a las iglesias para ser los testigos al mundo que Dios les ha llamado al enfocar en misiones y alcanzar la comunidad”, dijo Yancey.

Para información adicional acerca de llevar a cabo una evaluación de la comunidad para su iglesia, o para conseguir recursos de C3I, comuníquese con Ali Corona, ali.corona@texasbaptists.org o 512.473.2288 o Dr. Gaynor Yancey, gaynor_yancey@baylor.edu o 254.710.6424.

Related articles: Training eternally-focused churches in community ministry