ESCOJA LA OBEDIENCIA FIEL EN EL 2018


Me encanta la historia de RutMe gusta tanto que en las últimas semanas he enseñado dos veces sobre esta libro corto de la Biblia; de modo que a la tercera va la vencida, quiero compartir algunas cosas sobre cómo Rut nos inspira a ser firmes al seguir a Dios sin importar lo que nos depare el 2018.

El capítulo 1 de Rut comienza con la migración de la familia de Noe a Moab parahuir de la hambruna en su nativo Belén. Al final del capítulo 1, la familia de Noeha muerto y todo lo que le queda es su nuera, Rut, quien no quiere dejarla.

Rut era increíblemente valiente. Estaba decidida a seguir a Noemí y a su Dios a pesar de no tener la garantía de un futuro seguro. Las viudas en la época antigua de Israel estaban en una posición de extrema vulnerabilidad; a menudo dependían de la generosidad de otros para su sobrevivencia, ya que no había forma de adquirir un patrimonio de manera independiente. Rut, además de ser viuda como Noemí, era moabita.

Los moabitas eran el producto del incesto entre Lot y sus hijas. La relación entre los israelitas y los moabitas era hostil, pues cuando los israelitas salieron de Egipto, los moabitas no les dieron alimento ni agua. Dios dice en Deuteronomio que no les es permitido entrar en la asamblea de Dios.

Por último, Noemí no tenía más hijos, por lo que la posibilidad de que Rut tuviera otro esposo si la seguía a Belén era muy pequeña; sin embargo, Rut la sigue.

Renuncia a la opción segura y lógica de regresar a Moab por la inseguridad de Belén.

Contrario a lo que hizo Rut, a menudo queremos ver el panorama completo antes de seguir a Dios. Queremos saber todos los detalles; no queremos hacer lo que hizo Abraham y solo ir sin tener una idea de a dónde, y de seguro no queremos ser como Rut e ir a lugares donde muy probablemente enfrentaremos hostilidad u oposición.

Nuestro futuro no está en Moab. El 2018 apenas comienza y no podemos estar seguros de lo que traerá, pero debemos escoger la misma obediencia fiel que Rut mostró aun cuando tengamos incertidumbre o temor.

Jill Briscoe dice que la obediencia antecede a la valentía. Hubo llanto en el trayecto de Noemí y Rut hacia Belén; el versículo 9 dice que lloraron a gran voz. Llorar está bien, pero llore mientras va hacia delante. Llore mientras camina hacia delante en fe y obediencia al llamado de Dios.

La decisión de seguir a Dios no es una decisión de una sola vez. Vamos a tener que levantarnos cada día, y a veces cada minuto y decir: “Escojo seguir a Dios”.

Dios no siempre nos lleva a lugares lógicos con caminos claros, y a veces parece que sus instrucciones no tienen sentido. Dios no nos ha dado un espíritu de cobardía sino de poder, de amor y de dominio propio. Al comenzar el año 2018, enfrentamos lo desconocido, pero podemos confiar lo desconocido del 2018 a las manos del Dios que conocemos. Mi deseo es que todos nosotros, como Rut,escojamos lafe en lugar del temor este año.