Evidencia de la esperanza, la ayuda, el entrenamiento, y el cuidado por medio de nuestras instituci


Comenzó en el 1941, con el bombardeo de Pearl Harbor. Un joven campesino en el oeste de Texas fue reclutado el servicio militar a principios del 1942. Él entrenó durante dos años, fue a la guerra, fue enviado a Alaska, y fue herido. Fue tratado en Alaska, luego en California, y finalmente tuvo tratamiento extenso y rehabilitación en Temple, Texas. 

Cerca de Belton, estaba la escuela para señoritas Colegio Mary Hardin-Baylor, ahora la Universidad de Mary Hardin-Baylor. Uno de los ministerios universitarios visitaba soldados heridos en el hospital. Una joven de la escuela, natural de la ciudad de Oklahoma, era una de las visitantes. El joven soldado conoció a la joven estudiante y pronto se enamoraron, se casaron, y regresaron al oeste de Texas. Yo soy el resultado de esa familia que comenzó hace mucho tiempo, facilitada por una institución bautista de Texas.   

La historia continuó cuando asistí a la Universidad de Baylor, otra institución bautista de Texas. Allí conocí a mi esposa, Donna. Los profesores cristianos allí me ayudaron a forjar mi mente y mi corazón para al ministerio. Nosotros enviamos a nuestros hijos a Baylor. Mi papá tuvo cirugía de corazón abierto en un hospital de los bautistas de Texas. Mis nietos nacieron en lo que hoy es un hospital bautista de Texas. Mi vida y las vidas de mi familia han sido forjadas por las instituciones de los Bautistas de Texas.

Pensé en estos recuerdos el lunes en la noche durante la reunión anual de este año, mientras leía los nombres de 27 instituciones de los Bautistas de Texas. Representados en la plataforma estaban algunos de los hombres y mujeres cristianos más destacados en nuestro estado. Su compromiso al Reino de Dios a través de sus instituciones cuenta la historia de los Bautistas de Texas. Cada una de estas instituciones comparte miles de historias como la mía. En cualquier año, las instituciones de los Bautistas de Texas tocan millones de vidas.

¿Cómo pueden nuestras instituciones tocar a tantas personas? Las instituciones educacionales enseñan y moldean a miles de estudiantes cada año. Nuestros seminarios preparan a cientos para ministrar en el nombre de Cristo en iglesias, organizaciones cristianas, y Ministerios de Estudiantes Bautistas. Nuestros centros médicos y hospitales cuidan de las necesidades físicas y espirituales de miles y miles cada año. Las instituciones de cuidado humano se encargan de niños en Texas y a través del mundo, suplen las necesidades de aquellos afectados por desastres, sostienen a niños y familias en dificultades, y cuidan por los envejecientes y personas con necesidades físicas y mentales.

Las instituciones de los Bautistas de Texas administran donaciones que respaldan las necesidades de otras instituciones y  ministerios que tocan vidas. Instituciones proveen la comunicación que relata la historia de nuestra importante obra. Ellas proveen para refugiados y proveen techo para aquellos que ministran en áreas no alcanzadas. En el proceso, millones de vidas son tocadas con el Evangelio.

Hace varios años, visité a un amigo quien comparaba lo que sucedía en Texas con la obra en el noroeste de los Estados Unidos. La obra bautista comenzó en ambas áreas alrededor de la misma fecha. Un pastor veterano dedicado a ministrar en el área del noroeste observó que la razón los bautistas son tan fuertes en Texas y no tan fuertes en el noroeste es porque la obra de la convención estuvo acompañada con la creación de instituciones. 

Cuando pienso en los antepasados de los Bautistas de Texas, doy gracias por bautistas dedicados que hicieron una diferencia por medio de instituciones. Personas como Baylor, Buckner, Wayland, Robnett, Byars, Simmons, Hardin, Guajardo, Rivera, Groner, y otros tuvieron la visión de ministrar las necesidades en Texas a través de instituciones por las cuales dieron sus vidas.

Usted y yo somos parte de eso cuando damos por medio de los Bautistas de Texas a través del Programa Cooperativo. Como producto de ese legado, doy gracias.