HARVEY, IRMA Y DIOS


El huracán Harvey ha causado muchos daños y ahora Irma se aproxima. A raíz de semejantes tormentas escuchamos a la gente decir: “Dios está en control”.

Puede que los teólogos deseen matizar esta frase, pero para la persona común significa que Dios está en control de todo, incluyendo los desastres naturales. En pocas palabras, debido a que Dios está en control, es Dios mismo quien provoca estas tormentas y la destrucción.

Dios creó un mundo perfecto y,a raíz de la ruina en que lo hemos convertido, Dios tiene “el propósito”, como dicen las Escrituras, de que su creación sea redimida. Jesucristo ha hecho posible esa redención final; sin embargo, estamos en medio de este mundo caído y desquiciado buscando servir a Dios en sus propósitos redentores.

Dios solo causó a Harvey en el sentido de que Dios creó este mundo maravilloso con cualidades físicas que son generalmente medibles, dependientes y consistentes, lo cual haceposible que se desarrolle la ciencia. El clima es parte de ese mundo, pero es muy, muy complejo debido a tantas variables que interactúan y que pueden hacerlo parecer caótico e inconsistente.

Hay que señalar que el clima que experimentamos hoy no es solo el resultado de la energía creativa inicial de Dios. Dios hizo a los seres humanos mayordomos de su mundo, con una libertad inmensa de actuar en él. Con todo y esa libertad, no siempre escogemos lo mejor.

Los seres humanos juegan un papel importante y poderoso en la creación. Este mundo no es exactamente como Dios planeó que fuera porque nuestra naturaleza pecadora ha dañado la creación de Dios de maneras diferentes. Nuestro pecado no solo nos afecta a nosotros y a quienes nos rodean, sino también a la creación, y cuando eso sucede, las cosas pueden empeorar y ser más difícil es de predecir y controlarEs decir, como Harvey e Irma.

Dios no es como el conductor de una sinfonía que mueve su vara mágica ante la orquesta de la creación,ordenando una lluvia abundante aquí, una tormenta de nieve allá, una sequía devastadora por aquí y un Harvey o Irma por allá. No, en nuestro pecado, hemos arrebatado la batuta de la mano creativa de Dios y hemos tratado de componer nuestra propia obra.

Dios es más como un compositor. Escribió una hermosa partitura, con un preludiogeneral, un tema dramático y una conclusión inspiradora. Ahora debe ser interpretada por la humanidad a través de los tiempos, y el compositor, que es Dios, “se pasea” entre los músicos y los instruye y anima para que toquen la sinfonía divina.

Con la Biblia, es como si tuviéramos una reproducción de la partitura original, pero el tiempo y el mal uso han hecho que sus partes sean difíciles de entender e interpretar, y a pesar de esto, podemos ver lo suficientemente la intención de Dios y su propósito. Vemos la belleza, las cualidadesque confieren vida y, eventualmente,el final, aun y cuando no podamos entender cada nota. El Espíritu de Dios está en nosotros ayudándonos a ver la partitura más claramente.

En otras palabras, en la Bibliapodemos ver suficientementela partitura como para unirnos a Dios y ejecutar su sinfonía en lugar de tratar de escribir la nuestra.

Dios no causó ni provocó a Harvey ni a Irma. Dios no causa cada cosa buena o mala que ocurre como resultado de estas tormentas.

Harvey e Irma ocurren en este mundo caído, y Dios está con nosotros para ayudarnos a lidiar con ello; aquí estamos nosotros para ayudar a otros a lidiar con ello.

Hay versículos bíblicos que implican que Dios controla todas las cosas, pero los siguientes son algunos de los muchos que muestran la realidad de la presencia de Dios con nosotros.

Isaías 41:10 (NVI)

Así que no temas, porque yo estoy contigo; no te angusties, porque yo soy tu Dios. Te fortaleceré y te ayudaré; te sostendré con mi diestra victoriosa.

Salmos 46:1 (NVI)

Dios es nuestro amparo y nuestra fortaleza, nuestra ayuda segura en momentos de angustia.

Filipenses 4:6-7 (NVI)

No se inquieten por nada, más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús.

Estos versículos muestran que Dios está activo y se involucra en nuestras vidas, supliendo nuestras necesidades, pero no dicen que Dios controla todo. De hecho, parecen decir lo contrario. Afirmanque en medio del caos causado por el pecado, Dios está con nosotros.

Esta es la frase que expresa nuestra esperanza en Cristo: Dios está con nosotros.

Dios no causó ni desea la destrucción causada por Harvey e Irma, pero Dios está con nosotros en medio de cada tormenta.