HOY ESTAMOS DE LUTO


La tragedia del domingo en la First Baptist Church of Sutherland Spring es descorazonadora e incomprensible. Estas balaceras se sienten increíblemente personales; seguramente usted también las siente de ese modo.

Un servicio de adoración matutino un domingo en Texas -- ¿cuántas veces he estado en este mismo escenario? Para la iglesia bautista Sutherland Springs este momento ordinario se convirtió en una escena de horror. Si usted es como yo, se pregunta cómo responder a este tipo de eventos.

¿Qué digoal enfrentar tal tragedia?

¿Cómo respondo a algo tan devastador?

¿Debo tener temor de ir a la iglesia o vivir mi vida?

¿Cómo puedo ayudar?

Algunos consejosen estos momentos:

1. Esté presente.

La crisis ocurrió el domingo; es muy reciente. Este es un golpe emocional para todos los involucrados. Se va a llevar tiempo que los miembros de la comunidad –local y global—comprendan la gravedad de esta pérdida. La historia se seguirá desenmarañando y las familias enfrentarán todas las implicaciones de las muertes y heridas, tantofísica como emocional y espiritualmente.

Juntos, por medio de nuestras oraciones, nuestra amistad y al estar al pendiente, tenemos la oportunidad de estar presentes con aquellos que han sido afectados. El proceso de recuperación tomará años. Comprometámonos a continuar orando y a estar presentes con nuestros hermanos y hermanas en Cristo.

2. Haga duelo.

La balacera masiva no fue nada menos que una tragedia. El duelo es incómodo, especialmente en una cultura que glorifica la juventud y la vida. Es tentador querer cubrir rápidamente nuestras emociones u ofrecer respuestas. En lugar de esto, reúna a su comunidad, organice oraciones de vigilia, abrace a alguien y duélanse juntos.

Si usted conoce a alguien que fue directamente afectado por esta tragedia, permítales que dirijan el proceso del duelo. No hay manera correcta o incorrecta de dolerse; cada uno tiene su propio proceso. Sea pronto para escuchar y apoyar. Sea lento para hablar y dar respuestas rápidas. Cuando esté con una persona que fue afectada directamente por la tragedia, evite el dar razones de “por qué” ocurrió esta tragedia.

Como seguidores de Cristo, sabemos que tenemos una esperanza que va más allá de este mundo, pero no tenemos todas las respuestas. El dar razones y responder sin pensar a las personas que están sufriendo puede causar mucho dolor y heridas. En lugar de ello, tenemos la oportunidad de ministrar con nuestra presencia y oraciones.

3..

Si lo siente en su corazón, considere ayudar financieramente a la First Baptist Church ofSutherland Springs. Todas las donaciones ayudarán a la iglesia con el  

proceso de restauración.

en línea

Envíe su cheque a la BGCT y asegúrese de especificar: Para la tragedia de la iglesia FBC Sutherland Springs

BGCT 7557 Rambler Road, Suite 1100Dallas, TX 75231-2310

Por favor escriba en el cheque: 13635 FBC Sutherland Springs - Church Tragedy

2 Corintios 1:1-3 (NVI) dice:

Alabado sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre misericordioso y Dios de toda consolación, quien nos consuela en todas nuestras tribulaciones para que, con el mismo consuelo que de Dios hemos recibido, también nosotros podamos consolar a todos los que sufren.

Al transcurrir los siguientes días, semanas, meses y años, continuemos buscando a Cristo y consolando a nuestros hermanos y hermanas. Hoy estamos de luto.