PROYECTOS SOSTENIBLES QUE AYUDAN A LOS HONDUREÑOS A SALIR DE LA POBREZA


por Jaclyn Bonner

Un ministerio de la Ofrenda contra el Hambre combate el ciclo de pobreza que sufren los hondureños y apoya a las familias por medio de proyectos agrícolas sostenibles y con pequeñas empresas.

Con cinco dólares se puede comprar un café en Starbucks. Cinco dólares es también el salario promedio diario en Lenca, la comunidad más pobre en Honduras.

El café es un distintivo del estilo de vida en Lenca. Muchas familias cultivan café, y probablemente toman más café que los clientes promedio de Starbucks. En Lenca se vive en extrema pobreza, pero sus habitantes también son conocidos por su hospitalidad, y comúnmente ofrecen una taza de café y un lugar cómodo para tomarlo a sus visitantes.

Esta comunidad indígena habita en casi 1,200 villas agrarias en las montañas del oeste de Honduras, y a pesar de que su cultura original y su idioma casi se ha extinguido, Lenca sigue siendo la comunidad de nativos más grande en Honduras; con cerca de 116,000 personas.

Un problema endémico que enfrenta Lenca son los ciclos de pobreza generacional.

El ministerio Isaías 61 es una organización cristiana que combate este problema mediante el servicio a las personas y el compartir la luz de Cristo. El nombre del ministerio está inspirado en Isaías 61:1: “El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido para proclamar las buenas nuevas a los pobres”.

Dos maneras únicas en las que Isaías 61 proclama las buenas nuevas a los pobres son el suplir sus necesidades y el empoderar a los líderes locales.

Isaías 61 opera la Granja contra el Hambre de Lenca, la cual es directamente patrocinada por la Ofrenda contra el Hambre.

En los últimos cuatro meses, este mecanismo contra el hambre produjo 500 libras de maíz, las cuales alimentaron a 27 familias. La mayoría de las personas en Lenca son agricultores, de modo que la Granja contra el Hambre es también un modo práctico de desarrollo sostenible.

El sustento también se obtiene por medio de una granja de peces. La compra regular de pescado es casi imposible para las familias debido a sus bajos ingresos. El proyecto de la granja está mejorando la nutrición de las familias y ayudando a fortalecer las relaciones entre el ministerio y la población de Lenca.

Las donaciones a la Ofrenda contra el Hambre ayudaron a que el ministerio Isaías 61 construyera una noria para irrigar y mejorar la producción de cosechas durante todo el año. La nueva noria permitirá que el ministerio triplique la producción de alimentos.

Isaías 61 tiene un fuerte llamado a empoderar a las personas; esto ayudará a las comunidades de Lenca a depender más las unas de las otras y no de la ayuda externa.

Un pequeño proyecto de gallineros avícolas le permite a las familias tener sus propios negocios y gallineros portátiles para fertilizar sus hortalizas. Se ha probado la efectividad de los gallineros portátiles en la Granja contra el Hambre. La meta es que este modelo sea incorporado a las prácticas de agricultura local, lo cual generará ingresos y disminuirá la pobreza.

“Se está generando mucho desarrollo, y nos entusiasma la posibilidad de contar con una fuente sostenible de alimento para ayudar a las personas durante tiempos de crisis y a la vez empoderar a pastores y líderes que quieren ayudar a miembros de sus iglesias y comunidades”, dice Shannon Hopkins, cofundadora del ministerio Isaías 61.

Al apoyar a ministerios como el de Isaías 61, la Ofrenda contra el Hambre está ayudando a transformar vidas alrededor del mundo. Colabore con la Ofrenda contra el Hambre y ayude a ministerios en Texas y en todo el mundo haciendo una donación el siguiente 5o Domingo, el 30 de abril, o en cualquier otro momento oprimiendoaquí.

Lea más artículos como este en: ofrenda contra el hambre, clc, comisión de vida cristiana