TRIBUTO A MLK: EL AMOR A LOS DEMÁS ES EL FUNDAMENTO


El 4 de abril marcó el 50th aniversario del asesinato de Martin Luther King, Jr. La Comisión le pidió a varios miembros de la familia bautista de Texas que escribieran sobre aspectos del ministerio e influencia del Dr. King. Este es el quinto artículo.

Por John D. Ogletree, Jr.

Una de las muestrasmás grandes de amor en la historia de los Estados Unidos fue la que se llevó a cabo a través de la vida de Martin Luther King, Jr. La ironía de esta afirmación es que durante el Movimiento de los Derechos Civiles el Dr. King fue la persona más odiada en el país; sin embargo, el amor fue su antídoto contra el odio.

El Dr. King luchó por la igualdad, mas se opuso a la violencia. En 1960, en un discurso a estudiantes universitarios, ofreciócinco principios de la filosofía de la no violencia. El segundo hablade la ética del amor, y dice así:

“El segundo hecho básico en esta filosofía es el rechazo consistente a infligirheridas a otros. La más alta expresión de no infligir heridas es el amor. Este amor significa centrar nuestra atención en los sistemas malignos y no en quien perpetra el mal”.

El filósofo-teólogo del siglo XX Josiah Royce fundó el Compañerismo de Reconciliación (Fellowship of Reconciliation, en inglés), del cual King era miembro. Royce acuñó el término: “La amada comunidad”. King popularizó el término y le dio un significado más profundo que fue adoptado por un amplio grupo de personas en el Movimiento de los Derechos Civiles. Para King, la meta de la Amada Comunidad era tener una masa crítica de personas que estuvieran comprometidas y entrenadas en la filosofía contra la violencia.

El valor fundamental de la Amada Comunidad para el Dr. King fue el amor agape. Su libro, Strenght to Love, incluye un sermón de 1963 titulado: “El amar a tus enemigos” (Mateo 5:43-45). En el sermón, King describe el amor agape como “un amor desbordado que no busca nada a cambio”. En otro mensaje lo describe como“un amor desbordado que es puramente espontáneo, que no tiene un motivo, una justificación y que es creativo…. No se mueve en función cualidad alguna ni en función de su objeto. Es el amor de Dios que opera en el corazón humano…. No comienza por distinguir entre las personas que tienen valor y las que no lo tienen, ni por cualidad alguna que las personas posean…. Comienza por amar a  otros por lo que son...”.

King basó su ética de amor en la perspectiva del Nuevo Testamento, y escribió: “En el camino de la vida, alguien debe tener el suficiente juicio para romper la cadena del odio. Esto solo puede lograrse al proteger la ética del amor en el centro de nuestras vidas”.

En el sermón titulado: “El amar a tus enemigos”, se nos da el “porqué” del amor a través de citas inolvidables tales como: “Las tinieblas no pueden alejar a las tinieblas; solo la luz lo puede hacer. El odio no puede alejar el odio; solo el amor lo puede hacer”, así como “…el amor es la única fuerza capaz de transformar a un enemigo en amigo”.

Hoy día, por causa del amor, hay muchos amigos que han cruzado el río del odio para unirse a la lucha por la igualdad y la justicia. El amor es poderoso.

Esta ética del amor le permitió a King correlacionar la lucha contra la violencia con la fe de aquellos que eran parte del movimiento. King vio a Jesús rechazar el odio y la venganza. Mientras sufría un dolor insoportable en la cruz del Calvario, Jesucristo, el hombre de quien Pilato no encontró falta alguna y que jamás había pecado, clamó: “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen”. ¡Ese sí es amor verdadero!

Debemos revivir esta ética del amor en estos tiempos en que vivimos. Hoy vemos ideologías polarizadas en el ámbito de la política, el resurgimiento del neonazismo/supremacistas blancos, la demonización de los inmigrantes, y el surgimiento del clasismo y el sexismo en los Estados Unidos.

El mensaje y el modelo del Dr. King a amar sigue siendo la respuesta. Su respuesta a las amenazas de muerte, el bombardeo de iglesias, los linchamientos, las cachiporras, el uso de mangueras contra incendios, los epítetos raciales, los arrestos, las palizas y las matanzas fue el amor agape. Honrémoslo imitando su ética del amor.

John D. Ogletree, Jr., es pastor de la FirstMetropolitanChurch en Houston y ha servido a los Bautistas de Texas en numerosos puestos de liderazgo. Además, es presidente del Consejo Educativo de Cypress-Fairbanks.