UN LUGAR DONDE HOSPEDARSE, UN CAMINO A LA RESTAURACIÓN


ABILENE – Después de un viaje de seis horas de Lufkin a Abilene, Roseanne Welch estaba agradecida por la calurosa bienvenida que recibió cuando entró en Eunice Chambless Hospitality House. (Casa de hospitalidad Eunice Chambless, en español, ECHH, por sus siglas en inglés).

“Sentí como si fuera a visitar a mi familia”, dijo Welch. “Todos fueron muy amables y nos dieron la bienvenida desde el momento que llegamos. Se sintió como estar en casa”.

Ese fue el primer viaje que Welch hizo para visitar a su hijo, quien está encarcelado en la unidad French Robertson del Departamento de Justicia Criminal de Texas, ya que fue transferido de Huntsville a Abilene. Como madre soltera, con un hijo en casa, el presupuesto de Welch era limitado. Antes de oír de la casa de hospitalidad, la cual provee vivienda gratis o a bajo costo para las familias de reclusos, ella no estaba segura de cómo iba a poder ir a visitar frecuentemente a su hijo.

“Sin esa preocupación –sin el peso de la preocupación financiera—puedo relajarme y disfrutar las visitas”, dijo Welch. “No tengo que preocuparme del presupuesto cuando regrese a casa. Eso me quita un gran peso de encima, y permite que pueda planear la siguiente visita. No tiene uno que esperar a tener los fondos” .

Establecida en 1999 y localizada en frente de la cárcel en Abilene, ECHH ministra a las necesidades físicas y espirituales de todos aquellos que se hospedan ahí. Las instalaciones de 7,000 pies cuadrados cuentan con recámaras tamaño familiar e individual, una cocina comunitaria, un cuarto de estancia grande, y está abierta cada fin de semana a los visitantes de las unidades de TDCJ, Robertson y Middleton. Es financiada por el apoyo de la Asociación Bautista de Abilene, iglesias locales, donaciones individuales y subsidio de la Comisión de Vida Cristiana de los Bautistas de Texas

“ECHH hace mucho más que proveer vivienda; mucho más que proveer un lugar dónde hospedarse. Es una oportunidad de ministrar a familias”, dijo Toby Hensen, Pastor de la Primera Iglesia Bautista de Clyde y tesorero de ECHH.

Tim y Yogi Christesson han fungido como directores de ECHH desde el 2008, y han provisto cuidado y amor a todos los que hacen uso de las instalaciones. Los Christesson pueden contar un sinfín de historias sobre las relaciones que se han forjado por medio de este ministerio, pues han ministrado a familias que han viajado desde Houston y El Paso, e incluso desde tan lejos como Inglaterra.

“Uno sabe que cuando llegan aquí, van a ser amados”, dijo Jacob West, pastor de la Primera Iglesia Bautista de Samford y presidente del Consejo Directivo de ECHH. “Nuestros directores hacen todo lo que está en su poder para mostrar el amor de Cristo a todo el que entra por esa puerta”.

Eunice Chambless, a quien se le debe el nombre a esta casa de hospitalidad, tenía el deseo de fundar una casa para que las familias vinieran y escucharan del amor de Cristo. Ella veía la casa como un vehículo para mostrar vivamente el evangelio, de acuerdo al Dr. Phil Christopher, pastor de la Primera Iglesia Bautista de Abilene. West considera al ministerio de ECHH como continuación de la visión de Chambless.

“Este ministerio de la Casa de Hospitalidad Eunice Chambless tiene como propósito amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos”, afirmó West. “Jesús dijo que aquellos que heredan el reino de Dios son aquellos que ven por la gente que está en la cárcel. También dijo, ‘estuve en prisión y vinieron a mí’. Queremos ministrar a la gente que está en la cárcel, a que vean a sus familias, a sus amigos, y animarlos en sus esfuerzos por amar a sus familias y seguir a Jesucristo”.

Para Welch, la visita de dos días a su hijo era necesaria para mantenerlo de buen ánimo y recordarle que tiene una familia. “Hoy está en un lugar en el que no va a durar toda la vida”, dijo ella. “Lo visito porque no quiero que se desanime; quiero que mantenga la esperanza”.

La seguridad, el calor humano y la cercanía a la prisión le dieron a Welch el apoyo que necesitaba. Ella queda a la espera de continuar visitando a su hijo y regresar al ECHH pronto.