LOS NERVIOS DEL REGRESO A CLASES


Mi sobrina, Caroline, tiene dos años. Es preciosa y recientemente regresó a casa después de su primer día de clases con una confesión a mi hermana.

“Teno (tengo) nebos (nervios)”, le dijo a mi hermana en el auto de camino a casa. Caroline es inteligente, y mi hermana también lo es.

Los niños experimentan muchas cosas nuevas al entrar por primera vez en un salón de clases. Nuevos maestros, nuevos compañeros de clase, nuevas reglas; es, sin lugar a dudas, una experiencia abrumadora.

Todos sabemos lo que es tener miedo a lo desconocido.

Pocas cosas son tan universalmente desconcertantes como la posibilidad de hacer algo nuevo entre personas a las que no conocemos. Es en momentos como estos que recordamos la importancia de la confianza y de un buen amigo. Los amigos nos recuerdan que no estamos solos y nos apoyan en el transcurso de nuestras vidas.

La Iglesia Bautista Friendship of the Colony organizó su Feria de Salud Comunitaria y Rally de Jóvenes el sábado 13 de agosto pasado. La iglesia condujo 800 exámenes médicos, regaló mochilas y útiles escolares gratis para niños y sus familias, y auspició una fiesta para celebrar el fin del verano.

La hermana Rosa Bailey, líder al servicio en el ministerio de mercadotecnia de la iglesia Friendship Baptist, dijo que la iglesia quería “asegurarse que cada niño tuviera las herramientas básicas para comenzar el nuevo año escolar”.

A pesar de que los temores de las primeras experiencias pueden ser universales, estos temores se agudizan en los niños que sufren de la pobreza. Los temores del primer día de clases pueden traer a flote toda clase de inseguridades.

En muchas ocasiones, cosas como mochilas y útiles escolares pueden resultar muy caros e inaccesibles a familias que tienen dificultad para pagar la renta y comprar alimentos. En momentos así es importante saber en quién confiar. Es importante tener un amigo.

Gracias a la Iglesia Bautista Friendship of the Colony, muchas comunidades de Dallas-Fort Worth comenzarán el año escolar con lápices, mochilas y hasta con el inicio de nuevas amistades.

Gracias a dadores y donadores, la Ofrenda contra el Hambre de los Bautistas de Texas pudo compartir sus donaciones y compromiso a fin de ayudar a hacer esto posible.

Para saber más sobre la Ofenda contra el Hambre de los Bautistas de Texas y cómo puede unirse a otros alrededor del Estado a marcar la diferencia, visítenos en línea u oprima “me gusta” Facebook.