¿QUÉ HACER TRAS OTRA BALACERA MASIVA?


En la medida que nos dolemos por la matanza sin sentido en la FirstBaptist Sutherland Spring, me las he visto difícilpara saber qué decir personalmente a un nivel práctico, y he llegado a esta conclusión: si vamos a vivir en una sociedad que le permita básicamente a cualquier persona tener un arma de asalto, nuestras iglesias y otras organizaciones que se reúnen van a tener que contratar seguridad profesional. Con esto quiero decir principalmente la contratación de oficiales de la policía fuera de servicio para nuestra seguridad.

A muchos de estos servidores públicos no les caería mal un ingreso adicional,pues generalmente no se les paga suficiente. Además, en cuanto a las iglesias se refiere, sería bueno establecer relaciones más cercanas con estos hombres y mujeres que por lo general confrontan a las personas y las situaciones más difíciles de nuestras comunidades. El contratar seguridad profesional es una manera de ministrar a estos servidores públicos y a sus familias.

El permitir que miembros de la iglesia porten armas no es una buena idea. Una situación de tiroteo involucra demasiado caos y pánico para que una persona común y corriente la pueda controlar. Es difícil aun para un profesional entrenado; si no me cree,pregúntele a un oficial de la policía o a un veterano de guerra.

Es triste que se necesite seguridad en las iglesias, pero esta es la realidad de nuestra cultura. Practiquemos la prudencia protegiendo a nuestras congregaciones, y de paso ayudando a nuestros oficiales de la policía.