Respuesta al llamado en hacer justicia


“Estoy en Birmingham porque hay injusticia aquí”, son las palabras del Dr. Martin Luther King Jr. en su famosa “Carta desde la cárcel de Birmingham”, en la cual desafiaba a los cristianos a salir de las sombras e involucrarse en la lucha por la justicia y la igualdad. Estos hombres habían criticado que King los conminara a tener paciencia y dominio propio en lugar de levantarse en protestas en Birmingham. Hoy, como en ese entonces, los cristianos se ven en la tentación de ignorar la injusticia. Algunos solo dicen “predica el evangelio”, pero nosotros debemos conectarnos cuando somos testigos de injusticias si vamos a ser fieles a nuestro llamado como cristianos y bautistas.

No somos fieles al evangelio si no tiene implicaciones terrenales en nuestras vidas y en las vidas de aquellos que nos rodean. A través de las Escrituras vemos el corazón de Dios hacia los marginados. Desde Moisés, quien fue ante Faraón y le dijo “deja ir a mi pueblo”. Los profetas menores –Amós, Oseas y Miqueas—le recordaron a Israel que al menos parte de la ira del Señor hacia ellos era debido a que no le hacían justicia al pobre. El Antiguo Testamento está lleno de mandamientos de Dios a hacer justicia, cuidar a la viuda, al huérfano y al forastero, y defender los derechos del oprimido; pero el llamado a hacer justicia no se limita al Antiguo Testamento.

En el Nuevo Testamento vemos temas similares en la vida y ministerio de Jesús. Cuando María se enteró que daría a luz un hijo dijo acerca del Señor que “de sus tronos derrocó a los poderosos, mientras que ha exaltado a los humildes. A los hambrientos los colmó de bienes, y a los ricos los despidió con las manos vacías” (Lucas 1:52-53)”. De igual manera al comienzo de su ministerio público Jesús declaró que venía “…a anunciar buenas nuevas a los pobres…a proclamar libertad a los cautivos…a poner en libertad a los oprimidos” (Lucas 4:18-19).

Así como Jesús habló de la necesidad de actuar en contra de la injusticia, nuestra herencia bautista cuenta con un gran número de héroes que activamente han trabajado en contra de la injusticia. Desde John Leland, quien luchó para incluir libertades religiosas para todos en la Declaración de Derechos; Martin Luther King, Jr. y T.B. Maston, quienes lucharon contra la segregación, hasta Phil Strickland quien luchó para mejorar las vidas de los niños en Texas. Estos héroes bautistas demuestran que el trabajo de hacer justicia es muy basto. Es por eso que el autor Tim Keller explica que el hacer justicia incluye “un rango muy amplio de actividades, desde tratos sencillos y honestos con la gente en nuestra vida diaria, hasta la dadivosidad regular y radicalmente generosa con su tiempo y recursos, así como el activismo que busca acabar con prácticas particulares de injusticia, violencia y opresión.

Hoy, como quienes nos preceden, debemos continuar respondiendo a la injusticia de nuestros días –el niño hambriento, los préstamos predatorios, la reforma al sistema carcelario, el quebrantado sistema de cuidado temporal, la situación de los refugiados. Estas son solo algunas de las prioridades de la Comisión para esta sesión. Nos encantaría que se nos uniera en esta tarea, pero quizá Dios le ha dado a usted una carga por otro tipo de injusticia. Cualquiera que sea la carga que Dios ha puesto en su corazón, lo animamos a que se una a una organización que esté involucrada en ver por los derechos del pobre y del necesitado (Proverbios 31:9).

El Dr. King fue a Birmingham porque, como Pablo, creía que estaba respondiendo a “un llamado a ir a ayudar a Macedonia”. No tenemos que ir a Birmingham para encontrar injusticia; hay gente en muchas de nuestras comunidades que necesita nuestra ayuda. ¿Cuál va a ser su Birmingham? ¿Dónde hará oír su voz? ¿Dónde dará de su tiempo y sus recursos? Así como aquellos que nos precedieron, que podamos estar dispuestos a defender al oprimido.

Matthew Porter trabaja como interno en el Departamento de Política Pública de la Comisión. Es originario de Cape Girardeau, Missouri y está haciendo su Maestría en Divinidad en el Seminario Truett en la Universidad de Baylor.

Para ver la historia completa de las prioridades de política pública, oprima aquí. Si desea saber más sobre cómo se puede involucrar, contacte a Kathryn Freeman en .