UN ANUNCIO DE PARTE DE ALI


Amigos,

Con gran entusiasmo y a la vez tristeza les anuncio que tras cuatro años de tener el gran privilegio de servir como especialista de los ministerios combate contra el hambre y cuidado de la Comisión de Vida Cristiana (CLC), he aceptado un puesto como consejera de cuidado de crisis en Marble Falls.

No hay palabras que puedan expresar lo agradecida que me siento por cada una de las personas con las que he tenido el honor de trabajan en este ministerio. Dar gracias a todos no me parece suficiente.

Serviré como consejera de adultos en el Centro para las Familias en Crisis de Highland Lakes, cerca de nuestra iglesia, First Baptist Church de Marbel Falls. Trabajaré con personas que sufren trauma a la vez que volveré al mundo académico a fin de obtener las certificaciones necesarias como trabajadora social clínica. Espero obtener una mejor comprensión del cuidado informado de trauma, y aprender a caminar junto a muchas personas en su proceso de sanidad. Pido sus oraciones para este nuevo capítulo en mi vida.

Este cambio es muy agridulce para mí. Estos últimos cuatro años han cambiado mi vida. Amo y creo en la Ofrenda contra el Hambre de los Bautistas de Texas, la Comisión de Vida Cristiana, y la familia de los Bautistas de Texas. Guardo con cariño muchos recuerdos hermosos a través de Texas y el mundo entero. He aprendido mucho de las numerosas iglesias y ministerios que impactan a sus comunidades con belleza, justicia y restauración.

No puedo evitar pensar en las palabras de Pablo a la iglesia de Filipos: “Doy gracias a mi Dios cada vez que me acuerdo de ustedes. En todas mis oraciones por todos ustedes, siempre oro con alegría, porque han participado en el evangelio desde el primer día hasta ahora” (Filipenses 1:3-5, NVI).

Gracias al Dr. Reyes, al Dr. Foster y al Dr. Hardage por darle a esta sureña y nativa de Tennessee una gran oportunidad. Gracias a Marilyn, Kathryn, Rebecca y al resto de mis compañeros de trabajo. Son mi familia.

Gracias, colegas y amigos, por sus palabras de ánimo para mí en lo personal, y lo que es aún más importante, por su deseo de responder al llamado a la justicia, la misericordia y la igualdad.

Con gratitud,

Ali