UN RECONOCIMIENTO A ‘TEXAS STRONG’


Charlie Strong se fue, Tom Herman llegó…como entrenador de futbol de los Texas Longhorns.

Cuando Strong recién llegó a Texas, se hizo popular una camiseta que no fue reconocida oficialmente por la Universidad: “Texas Strong”.

Strong tenía cinco valores fundamentales: honestidad, trato respetuoso a las mujeres, la no posesión de armas, no usar drogas y no robar. Resultó que algunos jugadores no compartían esos valores y no deseaban adoptarlos. Escogieron su camino y no tuvieron lugar en UT, sin importar lo grande de su talento.

Esos cinco valores son una parte importante de mi respeto por Charlie Strong y la razón por la que lamento su salida. Por más que me guste cuando Texas gana, quisiera que nos hubiéramos quedado con Strong sin importar cuantas veces ganaran. No hay nada que nuestros jóvenes necesiten más que la clase de valores que sus entrenadores siembran en ellos. Esos valores los van a llevar mucho más lejos en la vida que el ganar un campeonato. Y había algo más en Charlie que esos cinco valores; asistía a una de nuestras iglesias bautistas de Texas cuando podía. Sus valores tenían raíces en la fe cristiana.

Sin embargo, UT no lo contrató como mentor de hombres cuando se le asignó su puesto; lo contrató para ser entrenador de futbol americano y eso significaba que tenía que ganar en el campo de juego.

A fin de cuentas, a Strong le va a ir bien porque es un hombre firme en su fe y sus valores.  A UT le va a ir bien y eventualmente ganará de nuevo, pero me alegra que algunos de estos jóvenes atletas importantes hayan tenido la influencia por tres años de un hombre que realmente sabía lo que era ser un hombre, y no solo un jugador de futbol americano.