Utilice respuestas misionales en las redes sociales durante la temporada política


Tan solo un vistazo breve a los medios sociales es capaz de mostrar las divisiones políticas existentes en nuestra nación, nuestras comunidades e incluso nuestras familias. En días recientes, toda declaración de cualquier candidato o comentarista político provoca gloriosos aplausos o un odio vitriólico de alguna facción. Esas emociones no solo se enfocan en los candidatos y sus campañas, a menudo se dirigen también a amigos, vecinos y compañeros de trabajo.

Twitter, Facebook y otros medios sociales se convierten en campos de batalla verbales en la lucha por hacer sentir nuestros puntos de vista. La Oficina de Política Pública de la Comisión de Vida Cristiana de los Bautistas de Texas puede ayudarlo, como creyente, a negociar con gracia los diferentes asuntos que estamos enfrentando hoy día. Con todo, la pregunta más importante es la de cómo brillar con la luz de Cristo cuando nos encontramos en medio de estas conversaciones con otros.

He aquí algunas sugerencias sobre cómo se puede mantener un estilo de vida misional en medio del caos político.

No diga absolutamente nada. Al hablar, ¿desea usted expresar una opinión que no está enraizada en las Escrituras y que no tiene el propósito de comunicar el amor de Dios para todo el mundo? De ser así, mejor no la exprese.

"Los cristianos somos llamados a hablar del amor de Cristo a nuestro mundo. Parte de esto significa que Dios nos ha enseñado a amar y respetar a todas las personas, aun cuando no estemos de acuerdo con ellas. Es nuestro más profundo deseo que cada persona con la que nos topamos decida seguir a Jesús por medio de un compromiso espiritual y un crecimiento continuo en Cristo. Todas nuestras palabras, incluyendo las que usamos en los medios sociales, deben tener ese propósito. Queremos guiar a las personas a una fe en Cristo y después caminar más cerca de él. A algunas personas esto les disgustará, pero debemos tener cuidado con las palabras que usamos en los medios sociales. -- Ferrell Foster, Director de Ética y Justicia de la CLC.

Una de las maneras más rápidas de perder su habilidad de compartir el amor de Cristo con otros es el intervenir en una conversación sobre política con el único fin de discutir un punto de vista. Es normal que usted quiera responder a cualquiera que sea el asunto planteado en ese momento. Sin embargo, si usted quiere ser una persona a la que alguien le pida su opinión más adelante, puede que sea mejor no decir nada. A menudo veo algo en las redes sociales, comienzo a escribir mi opinión o mi punto de vista, y luego me hago la siguiente pregunta: "¿Lo que estoy escribiendo ahora, aumenta o limita mi habilidad de compartir a Jesús con esta persona y con otros, y de impactar a nuestro mundo para Cristo?". Tome en cuenta que en estas conversaciones acaloradas hay probablemente muchas personas escuchando.

Recuerde que ni su opinión ni la plataforma política de partido alguno son parte de las Escrituras. Existen asuntos en los cuales la mayor parte de los cristianos evangélicos está de acuerdo, pero por otro lado hay muchos asuntos más que deben ser discutidos y abordados con mucho cuidado. Si usted puede hablar de esos temas con amor y de una manera respetuosa, entonces siéntase libre de hacerlo. El problema es que muchas veces no podemos, y eso nos lleva de nuevo a perder nuestra credibilidad para compartir a Cristo con otros y ayudar a los cristianos a caminar más consistentemente con Jesús.

Ame. Cuando dude o se vea ante un tema muy difícil o una persona cuyo punto de vista o estilo de vida sea todo lo opuesto al suyo, ame un poco más. La gran pregunta que se puede hacer antes de poner un post, comentario, o antes de compartir su opinión en un medio público es: "Lo que voy a decir, ¿es motivado por mi amor a la persona o por mi necesidad de estar en lo correcto?".

Si por alguna razón las cosas se ponen feas, borre todo. He subido cosas antes que yo pensaba eran inocentes y que de todos modos se convirtieron en pleitos, a veces entre amigos de Facebook que ni siquiera se conocían.

En esas circunstancias he dicho: "borraré todo este asunto porque esto no está haciendo nada en favor del reino de Cristo". De nueva cuenta, esto se remonta a la idea de que el silencio puede ser la mejor respuesta en cualquier situación que uno esté enfrentando. Además, como mencionamos antes, hay muchas personas que observan, que nunca oprimen "me gusta" o comentario alguno, o interactúan de manera alguna; solo están ahí para el espectáculo. No les demos uno.

Atesore la habilidad que tiene de compartir a Cristo, expanda el reino de Dios y haga de este mundo un mejor lugar con todo lo que tiene. Si desea hablar más de esto, llámeme, mándeme un correo electrónico o encuéntreme en las redes sociales donde estaré, junto con usted, tratando de mantener mi testimonio.

Abandonen toda amargura, ira y enojo, gritos y calumnias, y toda forma de malicia. Más bien sean bondadosos y compasivos unos con otros, y perdónense mutuamente, así como Dios los perdonó a ustedes en Cristo (Efesios 4:31-32 NVI).